El Ciclo del Nitrógeno en el Acuario

(translate me)

El ciclo del nitrógeno es un concepto que tenemos que tener claro a la hora de montar un acuario. Es sencillo y muy útil. Esta es la razón por la que hay que ciclar el agua de cualquier acuario/proyecto que estemos comenzando.


Aquí podeís verlo gráficamente:




El Amoniaco (NH3) y el Amonio (MH4) son sustancias muy tóxicas para nuestro acuario. Son perjudiciales en muy poco concentración:
- Amoniaco: 0,01 Mg/L.
- Amonio: 50 Mg/L.

Los Nitritos (NO2) no son tan perjudiciales pero tambien son bastante tóxicos a partir de 0,25 Mg/L. En nuestro acuario siempre tenemos que tener un valor de 0 en concentración de NO2. Si tuvieramos algo, eso indicaría que las bacterias no están haciendo su función y por lo tanto tenemos un problema que hay que darle solución.

Los Nitratos (NO3) para que sean perjudiciales tendrían que tener una concentración de 1000 Mg./L. en el agua de nuestro acuario. Los nitratos los utilizan las plantas para su crecimiento y son necesitarios.

Debido a este proceso, siempre que se empieza con un acuario, hay que introducir bacterias y ciclar el agua unas semanas antes de introducir cualquier especie de planta o pez.

Después de aclarar estos conceptos, os explicamos cómo funciona el ciclo del nitrógeno:

1.- El exceso de comida, la materia en descomposición proveniente de las plantas y peces, y la orina/escrementos de los peces producen amoniaco/amonio.
2.- Algunas de las bacterias (que hemos introducido previamente en nuestro acuario) transforman ese amoniaco/amonio muy tóxico en nitrito que es menos tóxico, aunque sigue siéndolo.
3.- Otras bacterias, transforman el nitrito en nitrato y este nitrato es aprovechado por las plantas. Al cambiar el agua de nuestro acuario, además de la suciedad, también desalojamos nitratos y demás sustancias útiles para las plantas con lo que después hay que agregarselas para tener una concentración adecuada.

Si este proceso funciona perfectamente en nuestro acuario, al realizar los test de Amonio y Nitritos, nos tienen que dar una concentración de 0 Mg/L.

Las bacterias necesitan el amoniaco para alimentarse y reproducirse. Al empezar un acuario no hay mucho amoniaco en el agua y por lo tanto tampoco hay una gran cantidad de bacterias. Debido a esto hay que ir introduciendo los peces al principio poco a poco, para que los niveles de amoniaco y bacterias vayan subiendo a la vez. Si introducimos muchos peces de golpe, lo que vamos a conseguir es un subidón en la concentración de amoniaco/amonio en nuestro acuario y como hemos dicho antes, esto es bastante tóxico.

Si queréis puntualizar cualquier cosa o tenéis más información para completar el artículo, no dudéis en enviarnos un email a formacion@aquaplantas.com.